2014, con el corazón y los ojos abiertos

El lenguaje simbólico

De Seminario de Antropologia
Saltar a: navegación, buscar
Autor Juan Fernando Sellés
Curso y Apuntes sobre la antropología filosófica

El lenguaje superior es el simbólico, porque el lenguaje que simboliza a través de las imágenes es más elíptico, es decir, dice poco comparado con lo que uno puede entender por medio de lo que él simboliza. El pensamiento es mejor economista que el lenguaje, porque como designa en universal, con una idea se refiere a todas las realidades que caen bajo ella. Pues bien, el lenguaje y las artes derivan del pensar y guardan en mayor o menor proporción ese cariz economista del pensar. Por eso no todas las artes son igualmente artes. Unas lo son más, otras menos. El arte no se limita a imitar a la naturaleza sino a continuarla con claridad, proporción, armonía. A través de esas obras de arte el hombre se abre a algo que es más que la semántica, más que el significado de las palabras; se abre al símbolo. El mundo simbólico es la última posibilidad del lenguaje humano; es el apuntar a mucho más significado que el que se expresa mediante el lenguaje convencional. Ser símbolo no es ser copia, sino el intento más elevado de sacarle todo el partido al lenguaje convencional.

Los símbolos debe vincularse asimismo con la temporalidad humana. El futuro histórico, y sobre todo el metahistórico, es lo que prima en la existencia humana. Por ello los símbolos que recuerdan hechos pasados son menos símbolos que los que apuntan al porvenir. Son, en cambio, más simbólicos los poemas valederos para todo tiempo, los que describen, por ejemplo, cómo es el hombre y cómo debe proceder. Por ejemplo, los símbolos que nos legó el Imperio Romano (SPQR, el águila, etc.) son menos simbólicos que los que aparecen en el Apocalipsis de San Juan, aunque ambos se forjasen en la misma época histórica.